Laponia Española

Existe un lugar en España con una extensión que dobla a la de toda Bélgica, con una densidad de población similar a la de Laponia o las Highlands Escocesas, solo 7,34 hab/km². Es la Laponia Española.

Así se conoce a la Serranía Celtibérica, que comprende territorios pertenecientes a 10 provincias (Teruel, Guadalajara, Cuenca, Soria, Zaragoza, Burgos, La Rioja, Segovia, Castellón y Valencia) y que representa un 13% de la extensión total de España.

2-esp

El corazón o “zona cero” de este territorio son los Montes Universales. Incluye territorios de la Sierra de Albarracín turolense, la Serrania de Cuenca y el Alto Tajo de Guadalajara y tiene una extensión similar a la isla de Mallorca. Habitualmente, allí vive menos de una persona por cada kilómetro cuadrado (0,98 hab/km²). Una zona con menos de 10hab/km² se considera “desierto demográfico”.

MU-esp

A lo largo de nuestra ruta pedalearemos a través de los Montes Universales y también de las sierras de Gúdar y Javalambre, con densidades de población similares.

Cifras así no se alcanzan ni siquiera en las areas menos pobladas de la Laponia Finlandesa. Sin embargo, mientras que allí la población es prácticamente estable, en la “Laponia española” se desploma irremediablemente cada año. Algo normal, sabiendo que cuenta con la mitad de jóvenes y el doble de mayores de 65 años que nuestros amigos del norte.

Para entender las razones que han llevado a este territorio a semejante agonía, podemos referirnos al término “Demotanasia”:

Demotanasia:
Proceso que tanto por acciones políticas, directas o indirectas, como por omisión de las mismas, está provocando la desaparición lenta y silenciosa de la población de un territorio que emigra y deja la zona sin relevo generacional y con todo lo que ello significa, como la desaparición de una cultura milenaria. Es una muerte inducida, no violenta.

(Pilar Burillo)

 

Estos datos, estas expresiones, esta agonía de una tierra provoca escalofríos, pero también pretenden ser un impulso, una excusa para dar a conocer una tierra. Desolada, remota, fría, pero que esconde lugares y gentes que merecen ser conocidos.

 

P1020083-01

 

Para contar esta situación he tomado como referencia el magnífico Estudio: LA SERRANÍA CELTIBÉRICA : Un proyecto de Desarrollo para la denominada “Laponia del Mediterraneo” de Francisco Burillo, catedrático de la Universidad de Zaragoza, cuyos resultados también han sido dulcemente expuestos a lo largo del interesante libro Los Últimos, de Paco Cerdá. Otro imprescindible sobre estos temas es La lluvia amarilla, de Julio Llamazares. Ambos reflejan a la perfección la crudeza de la situación en esta tierra en la que nací y en la que tengo la suerte de vivir.

 

P1010775-01p